¡Más proteína por favor! ¿Ok, en leche o en agua?

Tomar complementos proteicos con agua o con leche depende, realmente, de cuáles objetivos quieres alcanzar. Tus requerimientos de proteína no son los mismos cuando buscas mantener el peso, perderlo o aumentar la masa muscular.

Te contamos lo que tienes que saber sobre la elección y preparación de proteínas en polvo.

Consumir suficiente proteína no es sólo para atletas súper musculosos o fisiculturistas. La proteína es necesaria para cada célula de nuestro cuerpo y para tener un sistema inmune saludable.

Es fundamental en el manejo del peso corporal y en la formación de músculos, huesos, cartílago y piel. Además, nuestro cuerpo la utiliza para generar y reparar tejidos; es vital para la oxigenación, digestión y regulación hormonal.

Te contamos lo que tienes que saber sobre la preparación de proteínas veganas en polvo. Bueno, en realidad, de cualquier tipo de proteína que consumas.

Ver más: ¿Cuánta proteína necesito diariamente?

¿Por qué incluir en tu alimentación complementos de proteína?

Consumir la cantidad suficiente de proteína te brinda una mayor nutrición y te ayuda en el manejo del peso, aumento de masa muscular, recuperación después del ejercicio.

Los complementos de proteína te ayudan a conseguir estos beneficios y a lograr tus objetivos fácilmente pues puedes agregarlos a tus platos favoritos dulces o salados como avena, postres y jugos, sopas, cacerolas de verduras, etc.

También puedes tomarla en forma de batido que es conveniente pues se prepara rápido, solo añades líquido, y la puedes llevar contigo, por ejemplo, cuando sales a entrenar.

Complementos de proteína: ¿tomarlos con agua o con leche?

Como todo en la vida, es cuestión de gustos. Puedes tomar los complementos de proteína de muchas maneras, lo que importa es para qué los usas en tu dieta.

Para el manejo del peso, la cantidad de energía que consumes es clave. Si tu objetivo es bajar, preparar el batido con agua es tu mejor opción pues consumes menos calorías. Así obtienes la nutrición que necesitas sin añadir calorías.

Si, por el contrario, buscas aumentar la masa muscular, debes consumir más calorías de las que quemas, este caso la leche puede ayudarte sumando unas 100 calorías por porción.

¿Qué le pasa a tu organismo si tomas leche u otras bebidas lácteas?

La leche de vaca está compuesta principalmente por una proteína llamada caseína, también conocida como “proteína lenta” ya que se digiere y se absorbe más despacio que las proteínas a base de plantas.

Entre los efectos secundarios de esta proteína está la producción de mucosidad y por esto se asocia con un aumento en los síntomas de la sinusitis, rinitis, asma, neumonía y otitis entre quienes la consumen.

Las alergias son quizá uno de sus efectos más desfavorables pues el sistema inmune la identifica como perjudicial y provoca la liberación de histamina y otras sustancias químicas causando los síntomas de la alergia que incluso podrían ocasionar anafilaxia.

Además, las personas intolerantes a la lactosa no pueden digerir esta azúcar que contiene la leche y, aunque esto no produce una respuesta inmunológica, trae problemas digestivos muy molestos como inflamación, gases, y diarrea.

¿Por qué es mejor tomar tu batido de proteína con agua?

El agua aporta la hidratación que tu cuerpo necesita para realizar todos sus procesos vitales, es esencial para el desempeño y la función muscular, es más fácil de digerir y ayuda a extraer los nutrientes de tus alimentos.

Por otro lado, consumir tus complementos con agua evita la contaminación ambiental y la crueldad animal.

Teniendo en cuenta sus beneficios para el cuerpo y para el planeta, además de los principios, valores éticos y necesidades de nuestra comunidad, te aconsejamos que prepares tu batido con agua.

¿Cómo elegir el mejor complemento proteico para tu organismo?

La proteína en polvo te da la seguridad de una nutrición adecuada y es el acompañamiento ideal ya sea para perder peso, mejorar el desempeño deportivo o aumentar masa muscular y para el bienestar en general.

Sin embargo, hay tantas opciones en el mercado que es difícil elegir cuál es la mejor para ti. Para empezar, los complementos se dividen principalmente en dos grupos, los de origen animal y los que son hechos a base de plantas.

Te contamos en qué consisten para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Proteínas de origen animal

  • Suero de leche: es el líquido que se separa de la cuajada durante el proceso de elaboración del queso. Tiene un alto contenido de proteína, pero también tiene lactosa, un azúcar en la leche que es muy difícil de digerir para muchas personas.
  • Caseína: esta también se encuentra en la leche, sin embargo, la caseína se digiere y se absorbe mucho más lento y por esto reduce la tasa de degradación de las proteínas musculares.
  • Huevo: es fuente de proteína de calidad y buena digestibilidad. Proviene principalmente de la clara del huevo así que es baja en grasa y por esto es posible que no te haga sentir tan lleno como otras proteínas en polvo.

Proteínas basadas en plantas

  • Arveja: se obtiene extrayendo la proteína de la arveja amarilla. Es adecuada para casi cualquier dieta pues naturalmente vegana e hipoalergénica. Es una proteína de alta calidad y una excelente fuente de hierro.
  • Soya: el aislado de proteína está hecho a partir de harina de soya desgrasada. Se han visto sus beneficios en la reducción del colesterol y es efectivo para el control del apetito y la pérdida de peso.
  • Arroz integral: es una alternativa libre de gluten que contiene todos los aminoácidos esenciales, aunque tiene muy poca lisina y por esto no se considera una proteína completa. Se considera menos eficiente en el aumento de masa muscular.

Estos son sólo algunos de los complementos más populares, cada uno ofrece ventajas y desventajas, así como variaciones en su composición nutricional y energética.

A la hora de elegir siempre debes tener en cuenta tus objetivos y no olvidar el impacto de lo que consumes sobre tu organismo y el ambiente que te rodea, al elegir proteínas de origen vegetal, no solo le cuidas tú, también cuidas a los animales y al planeta.

Nota final

Ahora cuentas con las herramientas para tomar la mejor decisión, conoces la importancia de incorporar un complemento de proteína en tu dieta diaria por sus beneficios en el manejo del peso, nutrición y bienestar.

En cuanto a su preparación, te recomendamos que uses agua en tu batido para evitar los efectos desagradables de la leche y no olvides que los complementos de proteína se pueden utilizar de muchas otras formas, intenta añadirlos a tus platos, jugos o snacks.

¿Conoces la proteína de arveja? Es el momento de darle a tu nutrición un giro inesperadamente saludable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *